Origen de las aplicaciones prácticas del electromagnetismo (y II)

12 septiembre 2015

Imagen Destacada
Como asistente de Davy, Faraday demostró muy pronto su profesionalidad y su excepcional habilidad para realizar experimentos y controlar y gestionar lo que era una institución científica. Se transformó en poco tiempo en alguien indispensable para Davy, aunque no dejaran de existir diferencias importantes entre ellos y desavenencias graves, como cuando en uno de sus primeros y más importantes trabajos sobre electromagnetismo no incluyó como autor al director de la institución. Había empezado a hacer experimentos por su cuenta mientras Davy viajaba y se dedicaba a la lucrativa actividad de dar conferencias en instituciones diversas.

Adolfo Castilla

Fue en 1821, un año después de los importantes experimentos de Oersted y Ampère, cuando Faraday descubrió también las relaciones entre electricidad y magnetismo en una dimensión nueva: la de generación de movimiento circular y por tanto el uso práctico de la energía surgida del electromagnetismo. Puso un imán en el centro de un recipiente de vidrio en el fondo del cual había colocado una capa de mercurio. Colgó además una barra metálica de un gancho también conductor de la electricidad situado fuera del recipiente y la puso en contacto con el mercurio del fondo. Hizo pasar una corriente eléctrica por el circuito formado por el gancho exterior, la barra colgante y el mercurio del fondo y ocurrió un fenómeno prodigioso: la barra metálica colgante comenzó a girar alrededor del imán del centro del recipiente. Faraday invirtió el sentido de la corriente y comprobó que el giro se producía en la dirección contraria.

El principio físico del fenómeno generado por los instrumentos que Faraday había puesto juntos en un experimento notable, era el mismo del de Ampère con los dos cables que se repelían o atraían, pero en las manos de Faraday se transformó en el fundamento del motor eléctrico. A la vista de lo que los motores eléctricos han llegado a ser en nuestro mundo, nunca sería más apropiada la frase tan popular hoy de “un pequeño paso para el hombre que lo dio pero un inmenso paso para la humanidad”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *