El concepto de “formalización”

17 febrero 2017

Imagen Destacada
Este post es continuación directa del anterior. Por razones de extensión se han repartido en dos posts las explicaciones de los etólogos, incluyendo el proceso de formalización según el cual el mundo exterior a los animales y al hombre, se reconstruye en su interior, es decir, en su cerebro. (Imagen de portada: “Alphabet” de Elena Asins. Colecciones artísticas de Telefónica).

Adolfo Castilla

La psicología comparada

Cercana a la etología es la psicología comparada, dos disciplinas que se consideran hoy integradas. Para algunos la psicología comparada tiene como objeto el estudio de la actividad mental y la conductual de los animales no humanos, pero para otros no hay tal separación entre humano y animal y esta disciplina se debe aplicar a la comparación del comportamiento de las distintas especies, incluyendo a los humanos.

Los etólogos, no obstante, que han estudiado fenómenos animales como la agresividad, el apareamiento, la vida social y el comportamiento de los animales en relación con muchos otros componentes de su vida, establecen ciertas diferencias entre su disciplina y la psicología comparada. Niko Tinbergen en su libro de 1951, The study of instinct, estableció cuatro preguntas o cuestiones que caracterizan a la etología: 1) Causas, relativa a la averiguación de las causas del comportamiento; 2) Desarrollo o evolución del comportamiento; 3) Evolutivo o identificación de las ventajas obtenidas por un animal de un determinado comportamiento a través de tiempo; y 4) Filogenético, o la aparición del comportamiento en la historia de la especie.

Formalización

Hoy se ha avanzado mucho en la unión de estas y otras ciencias, o áreas de conocimiento, y lo biológico y, en particular lo neurológico, ha cobrado importancia en los últimos tiempos. El cerebro evoluciona en los animales, y por supuesto en el hombre, a través de procesos de complejificación neuronal destinados, como dice Javier Monserrat en su artículo, “La conexión fundamental de Zubiri con las ciencias humanas” (The Xavier Zubiri Review, Vol. 7, 2005, pp. 57-65), “a hacerles sentir y percibir atentamente bajo el control de una subjetualidad psíquica la estructura física real de ese complejo mundo exterior en que se debe sobrevivir”.

Es decir, los animales para adaptarse a su mundo y sobrevivir tienen que reproducir en su interior las estructuras complejas del mundo exterior, las cuales “perciben” por los sentidos y llegan a “sentir”, o hacer suyas. A eso es a lo que se ha llamado “formalización”. Un término al que con seguridad han contribuido los trabajos de Piaget, y su constructivismo, la Psicología del Gelstat y por supuesto los avances diversos en materias como la física, la óptica, las ciencias de la computación y otras. La inteligencia, la subjetividad y la consciencia, que son dimensiones del pensamiento humano, comienzan, según lo dicho, por la “formalización” en el cerebro de los animales superiores, y del hombre, de su entorno, estructurado, diverso y complejo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.