La teoría de la hiperformalización

24 Febrero 2017

Imagen Destacada
Terminamos con el presente post la revisión de las distintas explicaciones dadas por científicos de disciplinas diversas sobre la inteligencia y la consciencia. Lo hacemos entrando en el tema de la “hiperformalización”. (Imagen de portada: Bonifacio, “Diálogo de la lengua”. Colecciones artísticas de Telefónica)

Adolfo Castilla

Las aportaciones de Xavier Zubiri

La quinta teoría indicada por Javier Monserrat en cuanto a la aparición de la consciencia y el psiquismo en el hombre es la denominada por él, en su artículo, “Los paradigmas de la neurociencia actual”, ya mencionado, como “teoría de la hiperformalización neurológica”. Es una teoría en gran parte debida al filósofo español Xavier Zubiri (1898 – 1983), del que Monserrat es un gran especialista. El artículo procede del trabajo seminal de años de trabajo publicado por Monserrat en su notable libro, La percepción visual, también citado ya en posts anteriores[1].

Una vez explicado el concepto de “formalización”, del cual se dijo que era una especie de reproducción en el cerebro del animal superior del mundo complejo y estructurado exterior, es decir el mundo en el que habita y al que se tiene que adaptar para sobrevivir, el animal llega a un punto máximo de evolución. En su cerebro, sobre todo en el de los animales superiores y más cercanos al hombre, hay una cierta inteligencia y un cierto nivel de ideas abstractas.

Sin embargo, dichos animales superiores, que no son homínidos, ni lo serán por lo que vemos hoy en el mundo animal, llegan a una capacidad límite en el desarrollo de su cerebro que no les permite adaptarse adicionalmente a su entorno ni modificarlo a su favor. Es sólo en los homínidos y de una forma total en el hombre, y no se sabe muy por qué, en el que el cerebro se sigue desarrollando y haciéndose complejo al objeto de conseguir un conocimiento más profundo de su entorno. En mi opinión, el hombre necesita conocer el significado y la semántica de las imágenes de todo tipo que le aportan sus sentidos, y para conseguirlo su cerebro evoluciona adicionalmente, y tampoco sabemos cómo.

La complejificación del cerebro

Zubiri denomina a ese proceso adicional de complejificación del cerebro que surge en el hombre para entender verdaderamente su mundo y hacerle frente, “hiperformalización”. Es una evolución neurológica que hoy podríamos explicar a través de la aparición de redes neuronales más complejas o de creación de nuevos engramas. Es un proceso todavía biológico-neuronal que se conecta con lo físico y su estructura a través de un proceso al que Monserrat llama, me imagino que siguiendo los conocimientos formales existentes sobre estos temas, proceso de “sensación-percepción-atención”.

La hiperformalización no es todavía la inteligencia ni la consciencia, subjetividad o psiquismo, pero va ser lo que la hace posible, aunque sigue faltando la explicación final. Zubiri añade al concepto de hiperformalización una de sus ideas más fructíferas y más conocidas, la de la “inteligencia sentiente”, una combinación de lo que el hombre asimila por las sensaciones y lo que es capaz de añadir en términos de mejor conocimiento de la realidad por la evolución de su cerebro o hiperformalización. Para ello utiliza la idea de “aprehensión” que Monserrat recoge directamente en su artículo, “La conexión fundamental de Zubiri con las ciencias humanas”, y que yo reproduzco aquí: el cerebro hiperformalizado es capaz de “aprehender primordialmente la realidad como realidad”[2].

Una breve referencia a la mecánica cuántica en relación con el cerebro

No podemos extendernos más en estas cuestiones tan importantes, pero sí dejaré caer que podría añadirse una explicación adicional sobre ese paso de la “aprehensión de la realidad”. Diríamos, utilizando nuestras propias ideas, en parte expuestas en los posts anteriores, que lo que el cerebro “aprehende” es la semántica existente en las cosas y estructuras del mundo exterior y que para explicar cómo el cerebro lo consigue hace falta introducir conceptos de la mecánica cuántica. Por ejemplo, el “entanglement” o causalidad no local, además, claro está, de contar con que el cerebro del hombre tiene un funcionamiento cuántico y es capaz de crear imágenes en el vacío a través de fenómenos como la coherencia cuántica y la superposición de estados. Son sólo hipótesis pero ahí quedan para cuando se pueda investigar sobre ellas.


[1] Javier Monserrat, La percepción visual. La arquitectura del psiquismo desde el enfoque de la percepción visual, Ed. Biblioteca Nueva, Madrid 2008 (2ª Edición): véase el capítulo XIV y la amplia bibliografía de este libro.

[2] Javier Monserrat, “La conexión fundamental de Zubiri con las ciencias humanas”, The Xavier Zubiri Review, Vol. 7, 2005, pp. 57-65

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.