Neurología cuántica

10 marzo 2017

Imagen Destacada
Entramos con brevedad en este post en las teorías, científicas sin duda, aunque un poco especiales, que explican la naturaleza cuántica del pensamiento y buscan una explicación de la consciencia a través de la mecánica cuántica. Roger Penrose, el gran matemático, físico y filósofo de la ciencia es uno de sus proponentes. (Imagen de portada: Rafael Canogar – Colecciones Artísticas de Telefónica)

Adolfo Castilla

Penrose y Hameroff

Hay otra área de investigación donde el mundo de la consciencia se da la mano con el de la ciencia. Se trata de la búsqueda de las leyes cuánticas en el cerebro del hombre. Roger Penrose y Stuart Hameroff son los autores de referencia en este terreno.   Creen que mente y cerebro son dos entidades distintas y separables y postulan, sobre todo el primero, que debe haber algo en la naturaleza no computable con las leyes físicas. Se apoya para ello en el conocido “teorema de la incompletitud de Gödel”, el cual señala que ninguna teoría matemática formal capaz de describir los números naturales y la aritmética con suficiente expresividad, es a la vez consistente y completa.

Hameroff, que es médico anestesista, plantea su visión cuántica de la mente a través de sus estudios sobre los microtúbulos y el citoesqueleto celular, especialmente en las neuronas, en los cuales sugiere que se produce el fenómeno cuántico del colapso de la función de onda. O, mejor dicho, la función de onda cuántica se colapsa por sí misma en lo que estos dos autores llaman una “reducción objetiva orquestada”.

De nuevo Javier Monserrat, cuando trata de estos temas, hace sugerencias de primera magnitud tales como:

“El objetivo de Roger Penrose es precisamente hipotetizar dónde podrían hallarse en el sistema neuronal esos lugares privilegiados donde la materia apareciera en estados cuánticos; por tanto, en estados con una libertad e indeterminación cuántica que pudiera relacionarse con la correspondiente libertad e indeterminación de la conciencia”.

Y en otro lugar:

“No obstante, hemos observado también cómo hoy comienzan a aparecer nuevas hipótesis y vías heurísticas de investigación, recordemos a Penrose, que quizá podrían encontrar en las redes neuronales reductos de estados cuánticos, donde regiría todavía una indeterminación que pudiera ser el soporte de la actividad libre y espontánea, indeterminada, de la mente humana”.

Para finalmente indicar:

“Esta sería la vía de una neurología cuántica que quizá nos acercara más a la explicación del cómo y por qué de la emergencia de la conciencia”.

Las explicaciones de la neurología cuántica

En España hay autores destacados en este terreno además de Javier Monserrat y otros. Manuel Béjar relacionado con Monserrat en varios sentidos, es uno de ellos. Su obra es importante en este terreno y hay trabajos suyos muy destacados en, Pensamiento. Revista de Investigación e Información Filosófica, de la Universidad Pontificia Comillas.

Un extenso trabajo de Béjar sobre el tema puede consultarse en “Tendencias de las Religiones”, una sección de Tendencias21 hasta febrero de este año, que hoy ha pasado a publicarse en su propia plataforma FronterasCTR, también de la Universidad Pontificia Comillas. Se trata en concreto de su entrada de noviembre de 2016, “La neurología cuántica podría explicar el origen de la conciencia”.

Sigue muy de cerca las explicaciones de Penrose, un autor impresionantemente creativo, a veces difícil de seguir, que ha defendido la hipótesis de que las leyes de la Física son inadecuadas para explicar el fenómeno de la consciencia. En su libro, La nueva mente del emperador, propone la creación de una nueva Física que constituya un puente entre la mecánica clásica y la cuántica. Cree además que la inteligencia humana nunca podrá ser emulada por sistemas matemáticos meramente algorítmicos. Algo que se defiende con fuerza en este blog pero que ha sido muy criticado por uno de los padres de la Inteligencia Artificial Fuerte, Marvin Minsky, fallecido, por cierto, en enero de 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.