Las ventajas de aceptar las explicaciones de la Mecánica Cuántica

17 marzo 2017

Imagen Destacada
Se hace referencia en este post a la conveniencia de utilizar la mecánica cuántica en las explicaciones corrientes de nuestro mundo. La propuesta es de Henry P. Stapp un físico matemático americano que postula que la consciencia es una característica fundamental del Universo.

Adolfo Castilla

El universo consciente

El último autor a mencionar en el sentido de relacionar la ciencia a la consciencia vía la mecánica cuántica, es el físico y matemático norteamericano, Henry P. Stapp (nacido en 1928). En su libro, Mindful Universe, recomienda utilizar la mecánica cuántica para entendernos mejor[1].

Dice que si se adoptaran las interpretaciones de la mecánica cuántica de una forma generalizada se tendrían ventajas como las siguientes:

  • Las explicaciones que se den serán compatibles con las leyes básicas de la física y se podrá investigar sin solución de continuidad en el mundo de complejidad creciente hacia el que vamos y en el terreno subatómico y subcelular en el que nos adentramos.
  • Las especificaciones sobre cómo una persona adopta conscientemente decisiones con intención y propósito quedan recogidas en las definiciones físicas de la teoría cuántica.
  • Dicha teoría elimina la incoherencia de los elementos ontológicos, que la consciencia es un componente fundamental del Universo sabemos que son reales, contenidos en los datos empíricos, y su conexión con el terreno abstracto de las ideas que residen en mundo no basado en las leyes
  • Dicha teoría proporciona también fundamento para entender la evolución conjunta del cerebro y de la mente.
  • Asimismo proporciona explicación lógica del libre albedrío y del necesario entramado de las teorías de la ética.
  • Y la mecánica cuántica proporciona, finalmente, una idea de nosotros mismos basada en la ciencia, no como algo monstruoso ocurrido accidentalmente – con la conciencia interpretada como una espuma que flota en el océano de la vida—sino como un activo componente de un proceso de evolución del hombre y de su mundo íntimamente conectado que es responsable de los juicios del hombre basados en valores humanos

El resumen de este apartado es la existencia de evidencias múltiples para relacionar ciencia y consciencia y que muchas de ellas se encuentran en las concepciones de la mecánica cuántica.

La indeterminación como base de la inteligencia

Cabe plantearse preguntas del tipo, ¿Cómo es posible que algo tan inmaterial como la consciencia surja de algo tan inconsciente como la materia?

Mucho más cuando se comprueba que la materia no está compuesta de materia y cuando se descubre que un mundo no determinista, sometido a la evolución y en el que ha aparecido la inteligencia y la consciencia, necesita ser indeterminado o, lo que es lo mismo, necesita ser cuántico.

No debe olvidarse a este respecto, que el hombre como especie, ha tenido que ceder en su evolución el determinismo y automatismo de su etapa como mero animal a cambio de la indeterminación. Es esta última la que permite la imaginación, la creatividad y la inteligencia.

El hombre no es una “figura del paisaje”, como muy bien explicó Jacob Bronowski (1908-1974) en su serie de televisión y posterior libro, El ascenso del hombre. La vaca el caballo y otros animales, y con más precisión, los salvajes, sí que lo son. Su comportamiento es automático, intuitivo y determinista, algo que el hombre ha perdido en parte.


[1] Henry P. Stapp, Mindful Universe. Quatum Mechanics and the Participating Observer, Springer, Berlín, 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *