La metafísica moderna

24 Marzo 2017

Imagen Destacada
Hay un último aspecto en cuanto a la mecánica cuántica al que se hace referencia en el presente post. Se trata de la unión de las explicaciones de la mecánica cuántica con el mundo psíquico y con la metafísica. (Imagen de portada: Sergio López de Haro – Colecciones Artísticas de Telefónica)

Adolfo Castilla

La evolución de la metafísica

En el mundo anglosajón, en el que proliferan todo tipo de ideas y de nuevas concepciones, incluidas las más extrañas, se viene hablando desde hace algún tiempo de una Metafísica Moderna (Modern Metaphysics). Se habla de ello en dos sentidos, uno tradicional y otro mucho más novedoso, y desde luego menos fiable.

En el primer sentido hay libros recientes como el de A. W. Moore, The Evolution of Modern Metaphysics, que explican la evolución de esta rama del saber definida como, “parte de la filosofía que trata del ser en cuanto tal, y de sus propiedades, principios y causas primeras”.

El libro es un recorrido por la filosofía occidental desde Descartes y Spinoza hasta los tiempos actuales. Lo moderno tiene que ver en él con la labor de los filósofos contemporáneos a partir de Edmund Husserl y la fenomenología y de Ludwig Wittgenstein y Martin Heidegger que hablaron de la muerte de la metafísica y que definitivamente son los iniciadores de la filosofía contemporánea. Sus muchos seguidores como el propio Sartre, los Derrida, Deleuze, Vattimo y otros, así como los hermenéuticos Paul Ricoeur y Hans-Georg Gadamer, son analizados tratando de resumir las características de una posible metafísica moderna.

Hacia el final del libro Moore se enfrenta a un tema especial, la innovación en el terreno de la metafísica, en el cual aborda asuntos tan especiales como la posibilidad de considerar la metafísica como una ciencia. Cree definitivamente que no, pero otros autores no tienen dificultades en ir por ese camino.

La mecánica cuántica y la metafísica

Precisamente esa última es una cuestión que se aborda en la segunda utilización del término, Metafísica Moderna, que se está dando entre los anglosajones. Creen los relacionados con ella que la metafísica se enfrenta a preguntas como, lo que somos, lo que hacemos en este mundo, la existencia de Dios o la existencia de un destino para el mundo y para la especie humana, que no pueden ser contestadas por la ciencia.

La mecánica cuántica es la que puede proporcionar respuestas científicas a esas preguntas, ya que es esta relativamente nueva rama de la física, la que explica que el universo físico no es físico en absoluto y que las cosas no existen como objetos físicos a menos que exista una mente humana que los observe. Lo espiritual o psíquico se une así a lo físico y hay por tanto, y en opinión de lo que defienden esta interpretación de las cosas, margen para una ciencia de la metafísica o metafísica moderna.

Es un asunto cercano a lo que hemos dicho en los últimos posts pero que debemos tratar con mucho cuidado. La imaginación no puede dispararse excesivamente en estas cuestiones que son todavía en gran manera especulativas. Muy especialmente cuando el origen de esa última interpretación de la metafísica y su relación con la física cuántica precede de grupos cercanos al New Age.

Precisamente en relación con esas interpretaciones de las cosas excesivamente imaginativas y sobre las que no hay pruebas ni demostraciones científicas, se ha desarrollado lo que se ha dado en llamar “misticismo cuántico”. Se trata de una visión crítica de esa unión de la física y la metafísica a la que se tacha de creencia pseudocientífica. Se considera de hecho un intento prematuro y artificial de combinar el misticismo oriental con la física cuántica deducido de una falsa interpretación del problema de la medición de los parámetros de las partículas físicas elementales y de los fenómenos fantasmagóricos, como los llamó Einstein, del interior de los átomos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.