Inteligencia Artificial. Los primeros pasos.

12 mayo 2017

Imagen Destacada
Si hay un tema al que le vaya especialmente bien la denominación de cognotecnología, este es el de Inteligencia Artificial. Comenzamos a tratarlo nuevamente en este blog, después de haberlo hecho hace algún tiempo, no sólo por eso, sino porque es de lo más actual que se pueda pensar. El futuro de nuestra sociedad se prevé hoy fuertemente relacionado con la inteligencia de las máquinas. De momento lo que se dice sobre el tema empieza a ser preocupante. Las máquinas inteligentes serán responsables del alto desempleo estructural pronosticado para los próximos años, entre otras cosas negativas deducidas de su aplicación.

Adolfo Castilla

La ciencia cognitiva

Este blog está dedicado, como se sabe y su nombre indica, a la Cognotecnología. Tal nombre es un neologismo acuñado por el autor, con el que se quiere recoger todo tipo de tecnologías relacionadas con el conocimiento humano. Desde el principio de su publicación, ya hace varios años, el ámbito en el que se busca la aplicación de dichas tecnologías es el de las ciencias cognitivas o Cognitive Sciences en inglés. Es en este idioma y en concreto en los Estados Unidos, en donde con más precisión se han practicado estas ciencias con el enfoque de conjunto, y en donde existe desde hace bastantes años una asociación profesional de gran importancia que las agrupa.

Se trata de la Cognitive Science Society en la que se incluyen disciplinas como la Filosofía, Lingüística, Psicología, especialmente, Psicología Cognitiva, Antropología, Neurociencias, Inteligencia Artificial y Educación y Aprendizaje. Un esquema antiguo pero interesante por los símbolos utilizados se incluye a continuación.

Los orígenes de la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial (IA) forma una parte importante de esta ciencia, o ciencias, pues en ella se mezclan un poco todas las áreas anteriores. La tecnología, además, está íntimamente ligada a la IA más que a otras áreas, debido a que es, casi desde su  comienzo como área específica de conocimiento y actividad, pura tecnología. Su desarrollo hay que ligarlo al ordenador y a la programación, independientemente de que se puedan buscar antecedentes diversos en el terreno de la automatización de cálculos matemáticos, en el del estudio de las neuronas en el cerebro, en el análisis formal de la lógica y la racionalidad, y, muy especialmente, en la obra pionera de Turing sobre computación y programación. En su artículo de 1950, “Computing Machinery  and  Intelligence”, presentó una primera y avanzada visión de la IA[1].

Se puede rastrear la historia de la automatización de los cálculos matemáticos y del pensamiento hasta autores y épocas tan tempranas como la antigua Grecia, en la que se tabularon las operaciones matemáticas más frecuentes y complicadas utilizadas en la arquitectura y las obras civiles. Las redes de calculadores de operaciones matemáticas de la Edad Media, localizados con frecuencia en conventos y abadías, es otro antecedente claro. Y se cita siempre como un hito en este terreno el libro Ars magna de Ramón Llull publicado en 1315. Se incluye en él la idea de que el razonamiento podía ser efectuado de manera artificial.

La construcción de máquinas calculadoras

Con más propiedad, sin embargo, en lo relativo a utilización de máquinas, deberíamos mencionar a Wilhelm Schickard (1592-1635), al que hoy denominaríamos alemán, pero cuya existencia transcurrió en la ciudad de Tubinga antes de la existencia de Alemania como país.

Hasta nosotros ha llegado una descripción de su aparato calculador y existe una maqueta reconstruida a posteriori en el Museo de la Ciencia de Munich[2].

También Blaise Pascal (1623-1662) y Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716), son citados como precursores por su interés en los cálculos matemáticos y su automatización. El primero como autor del denominado “triángulo de Pascal” y como desarrollador de los coeficientes binomiales o números combinatorios, y el segundo como creador del Cálculo Infinitesimal. Los dos se interesaron por el cálculo automático, describieron e intentaron construir maquinas calculadoras.


[1] Ver, Stuart Russell y Peter Norvig, Inteligencia Artificial. Un Enfoque Moderno (2ª Edición), Pearson Prentice Hall, Madrid, 2011

[2] Ver, Manuel Carabantes López, Inteligencia artificial: Una perspectiva filosófica, Escolar y Mayo Editores, Madrid, 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.